Los bañadores, sean modernos, retro, modestos o sexys, dominan el mercado con juegos de colores y formas

 

Hace algunos años, los bañadores de una sola pieza indicaban, casi inequívocamente, que su portadora era una nadadora profesional o una persona extremadamente tímida. Ahora, sin embargo, una nueva generación de estilos one-piece domina con vertientes retro, sexy, modernas o modestas.

 

 

Si bien en la última temporada se ha visto una dominancia de los bañadores con bloques de colores definidos o con los populares cuadros vichy que rigen el renacer francés, también son populares los estilos de un color sólido. Este estilo prefiere explorar formas diferentes, como el one-shoulder o cut-offs y decoraciones como aros o lazos en los flancos, que los típicos estampados veraniegos de flores o los colores neón de la temporada pasada.

 

Los bañadores han visto el retorno de la moda “Vigilantes de la Playa”, que incluso inspiró a dos de las celebrities estadounidenses más trendsetters del momento, Kendall y Kylie Jenner, a lanzar su propia colección de trajes de baño: tras varios años de publicar fotos con bañadores que dejaban al descubierto sus caderas al mejor estilo 80’s, las hermanas presentaron Kendall + Kylie x Revolve, una cápsula de 23 piezas con cortes retro, colores estridentes (con evidente predominancia del rojo), caderas altas, patrones militares y transparencias.

 

 

La inspiración retro, sin embargo, también ha llegado a los trajes de baño de dos piezas, que combinan partes inferiores de cintura alta con tops de toque más moderno, que no necesariamente recurren a los escotes de corazón de antaño, sino que prefieren los bikinis triángulo, bandeaux, estilo crop-top o incluso los bralettes, que cruzan la frontera entre lencería y activewear para instalarse con una inspiración mayoritariamente minimalista.