¿Quién es el ícono de la estética de los 80 que se erige como nuevo director artístico de Desigual?

En 1984, Thomas Meyer confeccionó una prenda que, sin saberlo, marcaría un punto de inflexión en la moda española: uniendo trozos de vaqueros, el emprendedor suizo creó una original cazadora, la primera prenda de la marca catalana Desigual.

Conocida por su desenfado y su falta de inhibición ante los colores y los estampados, Desigual logró erguirse como una de las firmas españolas de moda más importantes en la última década. Sin embargo, la compañía actualmente se halla en pleno proceso de transformación, al procurar ampliar su público y su volumen después de ver su ritmo de crecimiento interrumpido en 2015.

Como se reveló este mes, parte de esa transformación no pasará solo por los números y cambios de directivos, sino que también pondrá en manos del fotógrafo, diseñador, ilustrador y realizador francés Jean-Paul Goude la dirección creativa de la marca.

 

 

Con más de 40 años en la industria, Goude, exmiembro del círculo artístico de Andy Warhol, fue también responsable de la estética que caracterizó a la artista Grace Jones, uno de los emblemas definitorios de la moda de los años 80.

Tras años de videos musicales y campañas para marcas como Chanel, Kenzo y Azzedine Alaïa, Goude fue, junto a Kim Kardashian, responsable de la imagen que “rompió internet”, en la que una Kardashian desnuda y brillosa sostenía una copa de champán en su trasero. La foto incluso reproducía una imagen anterior capturada por Goude, “The champagne incident”, de 1976.

 

So far So Goude at PAC Milano #pacmilano #tods @pacmilano #sofarsogoude @tods

A post shared by Jean-Paul Goude Official (@jeanpaulgoudeofficial) on

 

Como director artístico, Goude será el primero en el cargo dentro de la empresa catalana, y desarrollará proyectos de diseño de producto, marketing y eventos, así como la creación de una colección cápsula para mujer, con una primera muestra del futuro de la marca en la Semana de la Moda de Nueva York, donde se expuso la temporada primavera/verano 2018.

“Me encantan los retos, y ayudar a Desigual a renovar su imagen sin perder de vista su ADN es una tarea apasionante. Espero estar a la altura de las circunstancias”señaló Jean-Paul Goude.

El reto de Goude, en este caso, implicará imprimirle respetabilidad a una marca que, si bien cuenta con su propio show en la Fashion Week neoyorkina desde 2013 y tiene 500 tiendas en 100 países, no logra ganar los elogios de la industria.

Imagen: Flickr – Jimmy Baikovicius